Ofrenda de los alimentos

Print Friendly, PDF & Email

Por lo general nos deleitamos en un plato de comida con gran apego, poca atención y aún menos disfrute real. En cambio, podemos hacer pausa antes de comer para reflexionar sobre nuestra motivación. Contemplamos que no estamos comiendo para tener un placer temporal o para tener un cuerpo atractivo.  Más bien, comemos para mantener nuestro cuerpo sano, de modo que podamos practicar el Dharma y beneficiar a todos los seres. Al reflexionar sobre la bondad de quienes sembraron, cosecharon, transportaron y empacaron nuestra comida, nos sentimos interconectados con ellos y queremos recompensarlos por su bondad aprovechando el acto de comer para crear mérito para su beneficio. Por eso ofrecemos la comida.

Visualiza los alimentos como un néctar gozoso de sabiduría que está contenido en un inmenso recipiente enjoyado y ofrécelo a un pequeño Buda de luz que se encuentra en el chacra de tu corazón. Recita “OM AH HUM” tres veces para consagrar la comida y después haz la ofrenda con el siguiente verso:

Al supremo maestro, el precioso Buda,
a la suprema práctica, el precioso sagrado Darma,
a los supremos guías, la preciosa Sanga,
a todos los objetos del refugio les hago esta ofrenda.

Mientras comes, imagina que el Buda que está en tu corazón experimenta gozo que proviene del néctar y que irradia una luz que llena todo tu cuerpo. Después dedica el potencial positivo que generaste por hacer esta ofrenda:

Que nosotros ni todos los que nos rodean nos separemos de la Triple Joya en ninguna de nuestras vidas. Que siempre tengamos la oportunidad de hacerles ofrendas y que continuamente podamos recibir sus bendiciones e inspiración para progresar en el camino.

Cuando hagas esta dedicación, recuerda especialmente a los seres que han creado karma negativo por haber dañado a otros y a los que sufrieron y murieron durante el crecimiento y preparación de los alimentos.

Vea este artículo en Inglés: Verses before meals

Find more on these topics: ,