Hoy vi un gusano

Print Friendly, PDF & Email

Yo suelo tomar un descanso a media mañana durante mi trabajo y salgo a caminar alrededor del edificio. Hoy el clima está húmedo y acaba de llover. Durante esos paseos a menudo veo muchos gusanos en lugares peligrosos en el pavimento o en las banquetas. Hoy caminé a través de un amplio estacionamiento y en medio de éste, a muchos metros de distancia del jardín más cercano, vi a un pequeño gusano. No era de más de cinco u ocho centímetros de largo. Estaba débil y cansado y se arrastraba lo mejor que podía hacia el centro del estacionamiento. Avanzaba hacia el lado opuesto de todo lo que era bueno para él.

Gusano arratrándose sobre el concreto.

¡Cuán persistente y diligente era él para hacer exactamente la cosa equivocada para sí mismo! (Foto por DJ SINGH)

Se dirigía directamente a su perdición y muerte. Se estaba acercando a un cuervo bajando en picada o a un pato que se lo comería o a alguna otra terrible muerte. Se arrastraba sobre el pavimento duro y disparejo que sólo podía ser incómodo, aunque apuesto a que él pensaba que era feliz. Apuesto a que iba hacia todo lo que creía que era bueno para él. Se arrastró más de treinta metros en la dirección equivocada. Yo pensé: “¡Qué persistente y diligente es para hacer exactamente lo incorrecto para sí mismo!”

Tal como nosotros. Trabajamos y trabajamos para ser infelices, para acercarnos cada vez más a una existencia terrible. Qué triste.

Nadie lo puso ahí. Nadie lo levantó y lo lanzó hacia el peligro. Lo hizo por sí mismo. Increíble.

Estoy seguro de que venía de un jardín cercano que estaba oscuro, cómodo y lleno de todas las cosas buenas para un gusano. Si ese gusano simplemente se hubiera quedado cerca de donde estaba, habría encontrado una existencia de paz y tranquilidad. En donde ya estaba, en la tierra, ese era el mejor lugar para él. Su felicidad verdadera era muy probable que ya estuviera con él. Era el lugar en el que ya se encontraba. Qué irónico.

Si yo hubiera sido su madre-gusano, se me habría roto el corazón verlo hacerse esto a sí mismo. Pero, como un gusano, habría sido poco lo que hubiera podido hacer por él. Sin embargo, como el Bodisatva que soy, con mis dos brazos, una cabeza y “omnisciencia”, yo era capaz de levantarlo y ponerlo de nuevo en el jardín.

Esta es la forma de actuar un Bodisatva. Estoy tan contento de haber tomado los votos del Bodisatva. Era sólo un gusano, pero haré lo mejor que pueda, lo prometo, voy a hacer lo mejor que pueda con cada gusano con el que tenga oportunidad. Si tuviera más manos, más brazos, más ojos…

Versión Inglés: I saw a worm today

Find more on these topics: ,