Hacer la diferencia

Print Friendly, PDF & Email

Creo que siempre he sabido de la impermanencia. Es por eso que desde que tengo memoria me he fijado la meta de dejar este mundo un poco mejor de cómo lo encontré.

Como oftalmólogo he ejercido la medicina durante 34 años tratando a miles de pacientes con enfermedades que amenazan la vista. También he estado activo en varias causas ambientales. Por desgracia, como la mayoría de la gente, he sucumbido a cada una de las ocho preocupaciones mundanas. El Darma me ha abierto los ojos a mis apegos y su incapacidad para darme felicidad verdadera y duradera. Sin embargo, las actitudes y comportamientos establecidos a lo largo de una vida son difíciles de cambiar en un abrir y cerrar de ojos (noten todas estas referencias a los ojos).

Una multitud de personas caminando.

Somos totalmente dependientes de cada ser sensible viviente o que alguna vez haya vivido. (Foto © Max Ferrero / stock.adobe.com)

Uno de los conceptos más difíciles de entender para mí, y me imagino que para la mayoría de la gente, es el concepto de la vacuidad. Me crie con un fuerte sentido independiente de identidad que es reforzado por nuestra sociedad occidental. Poco a poco empiezo a darme cuenta de que mi propia existencia en este planeta depende de una cascada infinita de causas y condiciones y que Ken cambia momento a momento y es totalmente dependiente de las etiquetas y pensamientos conceptuales de los demás y de mí mismo. Cuando esta noticia de última hora finalmente comenzó a revelarse, tuvo el resultado deseado de reducir el tamaño de un ego muy inflado y la sensación del yo. De hecho, al principio estaba un poco deprimido. No soy independiente y autorealizado, sino totalmente dependiente de todos los seres sintientes que viven o han vivido en el pasado. Entonces, ¿cómo puedo, siendo una pieza pequeña en esta gran rueda de la vida, hacer una gran diferencia en este mundo?

Pero entonces me acordé de algo. Solía ser un ciclista a lo grande y a menudo hacía recorridos en bicicleta de 160 km en un solo día. Recordé lo que sucedería si un eslabón de la cadena de mi bicicleta se quedaba inmóvil o si uno de los rayos de mi rueda se aflojaba o se apretaba demasiado. Esto daría lugar a un paseo muy desagradable. Tal vez todos somos como el eslabón de la cadena o el rayo de la rueda. Si sólo uno de nosotros no funciona adecuadamente, el resto sufrirá un viaje muy incómodo por la vida.

Tal vez por eso hay tanto duhkha en el mundo. Así es que, después de todo, tal vez puedo hacer la diferencia asegurándome de que mi rayo personal no esté demasiado apretado o demasiado flojo y que mi eslabón no esté inmóvil. Además, siempre que sea posible con amor, compasión y una gran dosis de humildad, voy a tratar de ayudar a otros seres sintientes a mantener las piezas de su bicicleta en buen estado de funcionamiento.

Versión Inglés: Make a difference

Find more on these topics: , ,