Bodhicitta

Print Friendly, PDF & Email

Educación electrónica octubre 2015, de Buddhism: One Teacher, Many Traditions

Bodhicitta — la aspiración de alcanzar el completo despertar para el beneficio de todos los seres sintientes — es la motivación magnífica que le permitió a Siddhārtha Gautama convertirse en un bodhisattva y después en un Buda, y girar la rueda del Dharma. Ambas, la tradición Pāli y la Sánscrita, hablan de la bodhicitta, los bodhisattvas y las prácticas de los bodhisattvas.

Budismo tibetano

La meditación profunda y continua sobre los defectos del samsara da lugar a la renuncia, la aspiración para liberarse. Esta aspiración es la auto-compasión queriendo que nosotros mismos nos liberemos del sufrimiento y sus causas. Saber que todos los seres sintientes también experimentan los defectos del samsara y querer que se liberen, es la compasión que es la base de la bodhicitta.

Los beneficios de la bodhicitta son muchos. La bodhicitta hace feliz a la mente por el gran amor y compasión hacia todos los seres. Es la causa distintiva del despertar completo de un Buda. Los bodhisattvas manejan los problemas y dificultades con facilidad y actúan de maneras que llevan paz a la sociedad en general.

Al principio de nuestra práctica de Dharma, la bodhicitta nos inspira para practicar con diligencia, a la mitad nos motiva para eliminar todas las impurezas, y al final nos permite trabajar ilimitadamente en beneficio de los seres sintientes y conducirlos a la liberación y el despertar completo.

Los bodhisattvas deben participar en todas las prácticas del Vehículo Sravaka (del Oyente), incluyendo la ética pratimoksa de restringirse de acciones físicas y verbales perjudiciales. Además, se entrenan en el código ético bodhisattva para contrarrestar el egocentrismo. Los bodhisattvas buscan alcanzar el dharmakaya, la mente omnisciente de un Buda, para cumplir su propio propósito de tener una mente totalmente purificada, y quieren alcanzar el cuerpo de forma de un Buda (rupakaya) para cumplir el propósito de los demás, manifestándose en diferentes formas para guiarlos por el camino.

La compasión de los bodhisattvas es tan fuerte, que si fuera más beneficioso para los seres sintientes que ellos se quedaran en el samsara, lo harían. Sin embargo, dado que pueden beneficiar más a los seres sintientes después de eliminar sus impurezas, practican con diligencia. Tras haber eliminado todos los oscurecimientos aflictivos, los bodhisattvas no permanecen en el nirvana, sino que tienen un cuerpo mental y emanan diferentes formas que benefician a los seres del samsara y acumulan mérito. Siguen practicando hasta que erradican todos los oscurecimientos y logran el despertar completo.

En su Madhyamakālaṃkāra, Santaraksita explica la secuencia de la meditación para dos tipos de aspirantes a bodhisattva. Aquellos con facultades modestas, inicialmente generan la renuncia, seguida de la compasión por todos los seres sintientes. Admiran a la bodhicitta porque tienen gran confianza en aquellos que la enseñan, y su aspiración de alcanzar el despertar deriva de su ardiente fe en las Tres Joyas. Ellos generan la bodichita, practican las perfecciones y, a continuación, cultivan la comprensión de la vacuidad.

Los aspirantes a bodhisattva con facultades agudas, no se conforman con creer que el despertar es posible debido a las Tres Joyas y a que sus mentores espirituales lo dicen. Ellos investigan para determinar si la ignorancia puede ser eliminada. Al ver que la sabiduría que comprende la vacuidad puede trascenderla, se esfuerzan para obtener al menos una correcta inferencia del vacío, generando certeza de que el despertar es posible. Sobre esta base, generan la bodhicitta. Con la bodhicitta informada por la sabiduría que comprende el vacío, luego practican las perfecciones.

El cultivo de la compasión y la sabiduría en tándem es muy beneficioso. A medida que nuestra comprensión de la vacuidad aumenta, también lo hará nuestra compasión por los seres sintientes, que están bajo la influencia de la ignorancia. Mientras tanto, la compasión contrarresta temporalmente muchas de las aflicciones más burdas, lo que facilita la meditación en la vacuidad.

Existen dos métodos para entrenar a la mente en la bodhicitta: (1) la instrucción séptuple sobre la causa y efecto y (2) igualarse e intercambiarse uno mismo con los demás. En ambos casos, la causa principal de la bodhicitta es la gran compasión. Esto a su vez depende de ver a los demás como agradables y dignos de ser amados y sentir la profundidad de su duḥkha.

Find more on these topics: