Establecer una práctica diaria

Educación electrónica septiembre 2014, de Guided Maeditations on the Stages of the Path

  • A A A
  • Despertarse por la mañana

    La manera en la que nos despertamos por la mañana es muy importante, ya que influye en nuestro estado de ánimo y sentimientos durante el resto del día. Éstos, a su vez, afectan nuestras motivaciones, y nuestras motivaciones son el principal factor en el tipo de karma que creamos a lo largo del día. Nuestra mente es especialmente sutil en la mañana, así es que aquello con lo que nos encontramos o en lo que pensamos tiene un efecto significativo.

    Si nos despertamos con música, la melodía puede flotar por nuestra mente más tarde cuando nos sentamos a meditar. Si nos despertamos con las noticias de la radio: “15 personas murieron en Irak”, o “El consejero delegado de Enron fue condenado”, o “Fue descubierta una red de pornografía en Internet”, es probable que durante el día sintamos desesperación por la situación del mundo. O podemos desconectarnos y sentirnos apáticos con relación a los demás. Ninguna de estas actitudes es propicia para el progreso espiritual. Por lo tanto, es importante despertar con la mayor tranquilidad posible e inmediatamente dirigir nuestra mente en una dirección constructiva. Si practicamos esto repetidamente ahora, cuando nos “despertemos” en nuestra próxima vida, vamos a ser mucho más propensos a generar una motivación positiva en ese momento también.

    De inmediato, en cuanto te despiertas, piensa: “¡Qué maravilloso! Todavía tengo una preciosa vida humana con la oportunidad de practicar el Dharma. Tomo refugio en mis mentores espirituales y en las Tres Joyas – los Budas, el Dharma y la Sangha”. Entonces reflexiona en lo siguiente: “Lo más importante que tengo que hacer hoy es evitar hacer daño a los demás tanto como me sea posible. Otra cosa importante es ayudar a los demás tanto como pueda, de cualquier manera, ya sea grande o pequeña. El tercer elemento importante es mantener la bodhicitta — la intención altruista que aspira a alcanzar la iluminación para poder beneficiar a todos los seres sintientes de la manera más eficaz — sobre todo en mi corazón y llevar a cabo todas las acciones con esto como mi motivación de largo plazo”.

    Al principio, esta motivación puede parecer extraña, ya que, de acuerdo con nuestra forma habitual de pensar, la cosa más importante por hacer el día de hoy es reunirnos con un determinado cliente, recoger a los niños de la escuela o limpiar la cochera. Pero si lo piensas, hacemos estas actividades y luego nos olvidamos de ellas. En un año ni siquiera vamos a recordar haberlas llevado a cabo. Además, cuando nos involucramos en estas actividades diarias, por lo general no estamos pensando en el beneficio a largo plazo de todos los demás; más bien, estamos pensando en lo que va a hacer nuestra vida más fácil y cómo vamos a sacar provecho.

    Sin embargo, nuestra motivación para hacer cualquiera de las actividades en las que nos involucramos es fundamental. Así, recordar no dañar a los demás, ayudarles y valorar la bodhicitta profundamente son las más importantes de todas las actividades que hagamos durante el día. De esta manera, todas nuestras actividades se vuelven beneficiosas para nosotros como para los demás, y conducen a la iluminación.

    Al establecer nuestra motivación firme en la mañana, cuando nuestra mente está fresca y clara, somos mucho más propensos a recordarla durante el día y a actuar con esa intención. Además, es muy útil seleccionar algo que sucede con frecuencia durante el día para que actúe como una especie de “campana para la atención plena” o disparador para traernos de vuelta a nuestra motivación positiva.

    Por ejemplo, cada vez que te detienes en un semáforo, vuelve a tu respiración y recuerda la bodhicitta. Cada vez que suena el teléfono, haz una pausa y recuerda la bodhicitta antes de contestarlo. Una persona me dijo que su detonante era su hijo llamándola: “¡Mamiiiiiiiii!” Ella hacía una pausa, respiraba, recordaba su buena intención y luego atendía a su hijo. Hacer esto la ayudó no sólo espiritualmente, sino también en el momento, para cuidar a su hijo con tranquilidad.

    Find more on these topics: