Agotamiento por compasión

Print Friendly, PDF & Email

Una serie de charlas dadas en Tushita Meditation Centre en Dharamsala, India, en 30 August, 2018.

Venerable Thubten Chodron – Agotamiento por compasión

En uno de los libros que escribí usé la expresión “agotamiento por compasión” y Joan Halifax me escribió luego de eso y me dijo: “Sabes, no creo que exista eso del agotamiento por compasión. Lo que está pasando en realidad es que tu compasión es limitada. Cuando tienes realmente compasión plena, nunca alcanzas un punto en el que se agota.” Así que de lo que hay que darse cuenta es que somos seres ordinarios. Que lo que podemos hacer es limitado, hacemos lo que podemos. Nos regocijamos en lo que podemos hacer y luego construimos lentamente en base a eso.

Una de las cosas que veo pasar es que la gente empieza a hacer acciones compasivas con mucho entusiasmo, y luego, bueno, un par de cosas suceden. Una es que ves tanto sufrimiento que caes en lo que se conoce como angustia personal. Y te sientes tan mal, tan pesada/o, porque el mundo es tan horrible porque ves todo este sufrimiento. Así que esa angustia personal ya no es compasión. Cuando hay compasión el enfoque está en la otra persona. Cuando hay angustia personal el enfoque está en mí porque yo estoy sufriendo, viendo el sufrimiento de los demás. Así que debemos estar alertas con la angustia personal y parar si la vemos venir. Y esa es más bien una indicación si caemos en angustia personal de que tenemos que tomarnos más tiempo y trabajar en nuestra propia práctica, y calmar nuestra propia mente, desarrollar nuestra fortitud, aumentar nuestra fuerza interior.

La otra cosa que veo que pasa es que la gente empieza con compasión y mucho entusiasmo, y luego, después de un tiempo, se frustran muchísimo, se enojan mucho. Es como que: “Estoy tratando tanto de ayudar a esta gente y ellos van y hacen exactamente lo opuesto de lo que deberían hacer.” O, estoy tratando tanto de ayudarlos y ellos dicen: “Lárgate, te estás entrometiendo.” Y entonces nos enojamos y nos frustramos. Y creo que aquí realmente tenemos que ver que no podemos controlar a las demás personas. Si creemos que vamos a usar la compasión para remodelar a las demás personas de manera que se conviertan en lo que nosotros creemos que deben ser, eso no es compasión. Eso es tratar de controlarlos. Controlar a otras personas es muy diferente de sentir compasión hacia ellos. Así que la compasión… Su Santidad (el Dalai Lama) lo explica como si tú estuvieras ofreciendo un regalo y tu sensación de alegría al ofrecer servicio o ayuda, o lo que sea que estés dando a alguien, tú sensación de alegría al hacerlo, ésa es tu “recompensa”. Si estás esperando que la recompensa sea que la persona haga lo que tú quieres que haga, y que luego vengan y te digan: “¡Oh! Que maravillosa/o eres, me salvaste la vida”, ésa no es la motivación correcta. ¿De acuerdo? Debemos aprender realmente a alegrarnos en la vivencia de la compasión sin importar lo que pase y asegurarnos de sostener nuestra propia práctica de manera que podamos continuar realizando acciones compasivas por un largo periodo de tiempo.

Vea este artículo en Inglés: Compassion fatigue.

Find more on these topics: , , , ,