¿Qué es el mérito?

Print Friendly, PDF & Email

Educación electrónica marzo 2014, de Buddhism for Beginners

¿Qué es el mérito? ¿No es egoísta llevar a cabo acciones positivas sólo para obtener mérito?

La palabra anglosajona correspondiente al término “mérito” no transmite plenamente la connotación budista, porque nos recuerda aquello de conseguir estrellas de oro en la escuela y de ser recompensados porque lo hicimos bien. Ese no es el significado que se pretende aquí y, por lo tanto, “potencial positivo” puede ser una mejor traducción de la palabra budista. Nadie nos está premiando cuando actuamos de manera constructiva. Más bien, dejamos huellas positivas o semillas en nuestros continuos mentales, y cuando las condiciones cooperativas necesarias están presentes, darán fruto. No se trata de una semilla o huella física, sino de una intangible, un potencial positivo.

Aferrarse al potencial positivo, mérito, como si fuera dinero espiritual, no es ni adecuado ni beneficioso. Si lo hacemos así, podríamos pelear con otras personas por cosas como quién puede hacer ofrendas primero o sentir celos de los demás porque hacen más acciones virtuosas que nosotros. ¡Estas actitudes ciertamente no son beneficiosas! Si bien debemos aprovechar las oportunidades para crear mérito, debemos hacerlo para mejorarnos a nosotros mismos, para crear las causas para la felicidad y para ayudar a otros, y no por apego o celos.

¿Por qué debe dedicarse el mérito? ¿Para qué se dedica?

Es importante dedicar nuestro mérito o potencial positivo a fin de evitar que sea destruido por nuestro enojo u opiniones equivocadas. Así como un volante dirige a un coche, la dedicación dirige la forma como madurará nuestro mérito. Lo mejor es dedicar para los objetivos más extensos y nobles. Si lo hacemos así, todos los resultados menores vendrán a nosotros de manera natural. Si dedicamos nuestro potencial positivo, por pequeño que sea, para la felicidad última y la iluminación de todos los seres sintientes, esto incluye automáticamente dedicar para tener un buen renacimiento y para la felicidad de nuestros familiares y amigos.

Algunas personas piensan: “Tengo tan poco mérito. Si lo dedico para la felicidad de todos, entonces no va a quedar nada para mí”. Esto es incorrecto. Dedicar nuestro mérito para los demás no nos priva de sus beneficios. Más bien amplía el campo de los que van a recibir el beneficio de nuestras acciones. Aunque dediquemos nuestro mérito para el beneficio de todos los seres, aún podemos hacer oraciones especiales por la felicidad de personas específicas que estén atravesando dificultades en ese momento.

¿Se puede transferir el mérito a los familiares o amigos fallecidos?

“Dedicar” el mérito en vez de “transferirlo” transmite mejor el sentido. No podemos transferir el potencial positivo de la manera en que podemos transferir el título de una propiedad o de la manera en que te puedo dar mi coche porque no tienes uno. Los que crean las causas, son los que experimentan los resultados. No puedo crear la causa y que tu experimentes el resultado, porque la huella o semilla de la acción se ha implantado en mi continuo mental, no en el tuyo. De modo que, si nuestros familiares y amigos fallecidos no actuaron de manera constructiva mientras estaban vivos, no podemos crear buen karma y luego dárselo a ellos.

Sin embargo, nuestras oraciones y ofrendas en su nombre pueden crear las circunstancias necesarias para que dé frutos alguna acción positiva que ellos hayan creado. Una semilla plantada en un campo necesita de condiciones cooperativas como sol, agua y fertilizantes para crecer. Del mismo modo, una semilla o huella de una acción madura cuando todas las condiciones cooperativas están presentes. Si las personas fallecidas llevaron a cabo acciones benéficas mientras estaban vivas, el potencial positivo adicional que nosotros generamos al hacer ofrendas o emprender acciones virtuosas – recitar y leer los textos de Darma, hacer estatuas del Buda, contemplar sobre el amor y la compasión hacia todos los seres, etc. – puede ayudarlos. Podemos dedicar el mérito de estas acciones en beneficio de la persona fallecida y esto podría ayudar a que sus propias semillas virtuosas maduren.

Find more on these topics: