Reflexiones sobre Vajrasattva

Print Friendly, PDF & Email

Ken se unió a la comunidad de la Abadía Sravasti que está haciendo el retiro de Vajrasattva durante el invierno 2011-12. Aquí comparte algunas de sus reflexiones sobre la práctica, con la esperanza de que inspiren a otros que estén haciendo esta misma práctica de purificación.

Statute of Vajrasattva.

Al invocar a Vajrasattva se convierte en mi guía. (Foto por
bwaters23
)

Como una práctica de purificación, la sadana de Vajrasattva me ofrece la oportunidad de llevar a cabo una revisión de mi vida. Durante este proceso puedo buscar mis acciones destructivas, las intenciones que las impulsó y los resultados que ya podría haber sufrido o los que podría llegar a experimentar en esta vida o en vidas futuras. Involucrar los cuatro poderes oponentes acumula lo que Su Santidad el Dalai Lama llama las fuerzas contrarias a las energías destructivas que he creado. No hay magia; simplemente se trata de causa y efecto. Para evitar los resultados de un incendio, uno puede privarlo de oxígeno u otro combustible a fin de eliminar sus causas. De la misma manera, puedo sofocar las semillas de mis karmas destructivos dirigiendo mi mente hacia la virtud, privando a las semillas de todas las condiciones cooperativas.

En el primer mes de nuestro retiro de invierno me he dado cuenta, tanto a través de mi propia práctica como por el intercambio de reflexiones con los demás, de que hay ventajas adicionales en la sadana. No es de extrañar que se trate de una práctica tan apreciada. También indica la gran utilidad de la práctica de la deidad desde un punto de vista que antes no fui capaz de comprender por completo, donde la deidad no está “allá afuera”, sino que, como un surgimiento dependiente de la propia mente, está unida al practicante en su esfuerzo.

Mi relación con Vajrasattva

Durante este proceso ha sido de gran ayuda recordar continuamente que la luz y el néctar de la visualización representan las cualidades iluminadas de los Budas, así como mis propias cualidades futuras de compasión y sabiduría perfeccionadas. Estas cualidades son sinónimo de las realizaciones del camino. Todo el camino a la budeidad se lleva a la práctica en mi vida. La luz y el néctar son inseparables del Dharma.

Al invocar a Vajrasattva se convierte en mi guía. Cuando solicito ayuda y me concentro en el hecho de que estoy aplicando mi propia sabiduría y compasión, me distancio de mi mismo. En este proceso me convierto en un observador de mi propia vida y acciones. Como resultado de ello, puedo abrir el espacio para la transformación al hacer a un lado mi habitual imagen de mi mismo, que normalmente está henchida de orgullo o de menosprecio hacia mi propia persona. Con Vajrasattva como mi guía y este nuevo punto de vista, puedo empezar a trabajar.

Dar un paso atrás y mirar alrededor

Cuando el espacio para la transformación se abre en mi mente tengo que aprovechar la oportunidad. En ese momento en el que la exagerada imagen que tengo de mi mismo se encuentra debilitada, puedo verme de nuevas formas. Haciendo un recuento de mi vida puedo reconocerme como una entidad cambiante y compleja, debilitando el hábito que tengo de identificarme con mi pasado, mis emociones y mis pensamientos. Esto abre la puerta a la autoaceptación, autocompasión y amor propio, que son todas las raíces del amor, compasión y ecuanimidad hacia otros.

Complejidad

Cuando simplemente observo sin juzgar, con la ayuda de Vajrasattva, puedo reconocer que muchas veces mis acciones, tanto las destructivas como las constructivas, han sido entremezcladas de una manera que no esperaba. Aunque en ocasiones las aflicciones me dominan, en medio de la situación mis estados mentales constructivos pueden surgir creando tensión en mi decisión. A pesar de que todavía puedo dejarme llevar por la influencia de las aflicciones, a menudo el brillo de mi naturaleza verdadera y bondadosa está presente. En otros casos, creí que actuaba con una motivación sincera, pero en realidad había sido impulsado por los ocho intereses mundanos.

Esto apunta a la complejidad de mis acciones y a la absoluta necesidad de vigilar constantemente mis intenciones y motivaciones. Debido a que mis experiencias son el resultado de mis acciones pasadas, esto también apunta a la complejidad de los nexos de las causas que contribuyen a mis experiencias actuales. No soy del todo bueno. No soy del todo malo. Simplemente estoy haciendo lo mejor que puedo. Por fortuna, “lo mejor que puedo” puede mejorar con la práctica.

Prestar atención a esta complejidad y a cómo mis intenciones han cambiado con el tiempo, me ayuda a aflojar las difíciles nociones que tengo sobre mi mismo. Puedo soltar la autoimagen sólida y relajarme en el flujo de eventos, donde tengo la capacidad de dirigir dicho flujo. Esto ofrece alivio y es fortalecedor.

Autoaceptación

Al sumergirme por completo en la luz y néctar de mi propia compasión y sabiduría perfeccionadas, y la de los Budas, encuentro un espacio para la autoaceptación. Conforme reviso mi estado de existencia, puede surgir un sentido natural de compasión a través del reconocimiento de mis estados mentales de sufrimiento. Puedo ver lo cegado que estoy por las aflicciones. Es una oportunidad maravillosa para desarrollar un sentido de renuncia y reconocer al penetrante dukkha, del que emerge la compasión.

Conforme reflexiono en cómo Vajrasattva me acepta gracias a su inmenso amor y compasión, una luz se va encendiendo en mi mente. “Mi objetivo es perfeccionar todas mis buenas cualidades y alcanzar la iluminación tal como lo hizo Vajrasattva. Por lo tanto, debo emular sus actividades iluminadas tanto como me sea posible. Debo cultivar aceptación de mi mismo tal como Vajrasattva me acepta en este momento.” De hecho, la aceptación de Vajrasattva en mi visualización ¡es mi propia mente aceptándome en ese momento! Cuando me conecto con la aceptación de Vajrasattva, me estoy conectando con mi propia autoaceptación.

Sin embargo, no debo detener esto en mi mismo. Puedo pasar por este mismo proceso de pensamiento con cualquiera, puedo extenderlo a todos los seres sintientes. Sólo tengo que tocar la mente de Vajrasattva.

Transformación

Las cualidades de sabiduría y compasión de Vajrasattva, tal como las visualizo y me las imagino, se unen con mi propio flujo mental porque a través de la imaginación también estoy contemplando y, más importante, teniendo una cierta experiencia de estas cualidades. Poco a poco estoy reforzando y construyendo cualidades saludables. La mayor parte de esto es reconocimiento intelectual de mi parte, pero en mi limitada experiencia, estos aspectos adicionales a la práctica se convierten en purificación profunda y significativa.

Versión Inglés: Vajrasattva reflections

Find more on these topics: , , , ,