Nadando contra la corriente con alegría

Reflexiones sobre la renuncia: La práctica del Vinaya en el siglo XXI

Print Friendly, PDF & Email

Informe de la 16° reunión anual de monásticos Budistas Occidentales, realizada en elInstituto Vajrapani en Boulder Creek, California, en 2010.

A través de los siglos, los budistas de las diversas tradiciones rara vez se han reunido debido a la distancia geográfica y a los distintos idiomas y culturas. En la actualidad pueden hacerlo, y durante 16 años los monásticos budistas de Occidente de todas las tradiciones se han reunido para aprender de las prácticas, enseñanza y comunidades de cada uno. El resultado ha sido el desarrollo de hermosas amistades y respeto mutuo, mientras nos apoyamos unos a otros en mantener la sencillez de la vida monástica en una sociedad interesada en las complejidades del consumismo. Este año, 36 de nosotros procedentes de las tradiciones theravada, ch’an y zen, así como de las tradiciones del budismo tibetano, nos reunimos en el Instituto Vajrapani, un centro budista ubicado en California, para compartir durante cuatro días “Reflexiones sobre la renuncia: La práctica del Vinaya en el siglo XXI”.

Foto de grupo de los monásticos.

16ª Conferencia de los budistas monásticos del oeste (Foto por la reunión monástica budista del oeste) Western Buddhist Monastic Gathering)

El Vinaya es la disciplina monástica que nos comprometemos a seguir cuando tomamos la ordenación. El Buda creó el código de la disciplina monástica y éste se ha practicado y transmitido por más de 25 siglos hasta el presente. Algunos entrenamientos Vinaya como evitar matar, robar, etc. son principios éticos universales. Otros tienen que ver con la vida en comunidad, las relaciones de los monásticos con la sociedad en general y la forma en la que los monásticos deben recibir los cuatro requisitos para la vida — comida, vivienda, vestido y medicinas. Dado que el Vinaya se originó en la antigua India, en una sociedad muy distinta a nuestra sociedad occidental moderna, surge la pregunta, “¿Cómo podemos observar preceptos que se establecieron en un entorno mientras vivimos en otro muy distinto? ¿Qué es lo que no debe cambiar y qué se tiene que adaptar?” Todos los días se llevaron a cabo dos sesiones relacionadas con estos temas:

  • Biku Bodhi, de la tradición theravada de Sri Lanka, habló sobre el significado del Vinaya y las dos clases de preceptos — los que son fundamentales para la vida espiritual y los que tienen que ver con la conducta apropiada hacia los demás. También comentó las distintas afirmaciones que hizo el Buda acerca de modificar los preceptos.

  • Ajahn Anandabodhi, una siladara de la tradición tailandesa Del Bosque – Ajahn Chah, reveló la decisión de las monjas de Aloka Vihara, en California, de dejar la tradición Ajahn Chah para poder recibir la ordenación bikuni. Habló con gratitud del entrenamiento que ha recibido y con tristeza sobre la inequidad de género que condujo a la separación. Todos los monásticos de la conferencia les expresamos nuestro apoyo y las alentamos en este valiente paso que estas monjas están dando en su práctica de Darma. Hubo mucho apoyo a la igualdad de género entre los monjes y monjas que estábamos en la reunión. Muchos compartieron sus pensamientos acerca de que el budismo no va a florecer en Occidente sin la igualdad de género y de su gratitud hacia sus maestras y guías de Darma.

  • Biksuni Thubten Chodron, de la Abadía Sravasti, habló sobre la forma en la que se practica el Vinaya en esta abadía fundada por occidentales. Hizo hincapié en que hay que mirar el espíritu de cada precepto — el estado mental que el Buda estaba tratando de dominar cuando estableció cada uno de los preceptos — para poder definir la forma de llevarlos a la práctica en la cultura occidental.

  • Rev. Seikai Leubke, de la Orden de los Budistas Contemplativos, habló sobre la relación de las organizaciones con el Vinaya. En la tradición zen japonesa, en lugar de la tradicional ordenación Vinaya, los monásticos de la OBC reciben los 16 preceptos del bodisatva y 48 grandes preceptos, además del celibato. Su plática desencadenó una discusión sobre cómo lidiar compasivamente con las transgresiones a los preceptos fundamentales.

  • Biksuni Thubten Saldon hizo una sentida presentación sobre las dificultades de vivir la vida monástica en una sociedad en la que las comunidades monásticas son pocas y están lejos unas de otras. Su plática sirvió como trampolín para una interesante discusión sobre la diferencia entre el arrepentimiento y la culpa, y sobre la confusión que surge cuando se traduce “sikkhaapada” como “voto” en lugar de “entrenamiento” o “precepto”. Muchas personas expresaron su gratitud hacia aquellos monásticos que viven por su cuenta y mantienen los preceptos a pesar de las dificultades que tienen que enfrentar.

  • Bikshu Jian Hu, un monje chino del Centro Zen Sunnyvale, habló sobre lo que hay que preservar y lo que hay que cambiar cuando el budismo y la vida monástica se encuentran con la cultura occidental. Nos pidió que consideráramos la situación actual de nuestras propias tradiciones en Asia, y en lo que a nivel personal consideramos que es importante conservar y cambiar. Esto condujo a una discusión sobre la interrelación entre el budismo y la ciencia. Aunque todos estuvimos de acuerdo en llevar a cabo un diálogo sobre este tema y sobre la aplicación práctica de técnicas budistas en escuelas, hospitales, etc., tenemos claro que esto no va a garantizar la continuidad del Darma. El uso secular de técnicas de Darma beneficia a las personas en esta vida, pero el corazón del Darma es la liberación y por ello es esencial que existan monásticos y practicantes serios.

Además de las sesiones, llevamos a cabo meditaciones juntos y entonamos cantos de nuestras distintas tradiciones. Por las tardes nos reunimos para escuchar “Historias de los Grandes Maestros” — es decir, de nuestros maestros que trabajaron muy duro para enseñarnos y entrenarnos y para traer el Darma a Occidente. Estas historias fueron inspiradoras y a muchos de nosotros nos dejaron con lágrimas de alegría. Ven. Heng Sure nos dirigió mientras entonábamos cantos de Darma escritos con melodías de música popular, y él y Biku Bodhi nos hicieron reír con sus muñecos de peluche con forma de animales, los cuales sostuvieron una discusión de Darma.

Nuestras Reuniones Monásticas Anuales van a continuar en el 2012. Es un motivo de gran regocijo para todos que la Sanga monástica de tantas tradiciones budistas se reúna en armonía y con apoyo mutuo.

Versión Inglés: Joyfully swimming upstream

Find more on these topics: , , , , ,