Meditación en Manjushri anaranjado

Para aquellos que no han recibido la iniciación de Manjushri

Una meditación sobre Manjushri Naranjo por el Quinto Dalai Lama (1617-1682)

  • A A A
  • Namo Guruja Vagih Sharigya

    Te rindo un humilde homenaje a ti, gran Tsong Khapa,
    personificación de Manjushri en forma humana con todas las marcas
    y signos de la perfección. Tus logros magníficos fueron nutridos en la matriz de la maternal combinación del método y la sabiduría, de la cuál es una encarnación la vibrante sílaba DHIH.

    Bebiendo los néctares de las enseñanzas profundas
    directamente de la elocuencia magistral de Manjushri,
    tu comprendiste el corazón de la sabiduría.
    inspirados por tu ejemplo, ahora proporcionaré una descripción de los pasos para
    la consecución de Manjushri, el Bodisattva de la sabiduría, de acuerdo a tu comprensión.

    Refugio y Bodicita

    En mi corazón me vuelvo hacia las tres joyas de refugio. Que pueda libertar a los seres que sufren y situarlos en el gozo. Puedan los compasivos espíritus del amor crecer dentro de mí y que pueda completer el camino iluminador.

    Puedan todos los seres tener felicidad y sus causas.
    Puedan todos los seres estar libres del sufrimiento y sus causas.
    Puedan todos los seres nunca estar separados del gozo libre de penas.
    Puedan todos los seres morar en la ecuanimidad, libre de parcialidad, apego y enojo.

    Meditación analítica en la vacuidad (núcleo de la práctica)

    Utiliza cualquiera de los razonamientos: originación dependiente, análisis de cuatro tipos de producción o surgimiento, etc., para entender que tanto uno mismo como los fenómenos están vacíos de existencia inherente.

    Om sobhava shuddoh sarva dharmah sobhava shuddho ham

    Descansa en el vacío, libre de construcciones mentales y fabricaciones.

    Generación frontal de Manjushri

    En la esfera del vacío, un asiento de loto y luna surge frente a ti. Sobre él se encuentra la sílaba anaranjada DHIH. Emite rayos infinitos de luz, yendo en todas direcciones. En cada rayo de luz se encuentran hermosos objetos, que son ofrecidos a los Budas y bodhisatvas a través del espacio. Nuevamente, emanan rayos de luz, tocando a cada ser sintiente, eliminando sus sufrimientos y las causas de los mismos. Todos los seres sintientes se deleitan, transformándose en Manjushri. Estos innumerables Manjushris se disuelven en la DHIH.

    La DHIH se convierte en Manjushri, anaranjado en color, con una cara y dos brazos. Su mano derecha blande una espada de sabiduría por encima de él. En su corazón, entre los dedos pulgar y anular de su mano izquierda, sostiene el tallo de un loto utpala. En sus pétalos, completamente florecidos a la altura de su oído izquierdo, descansa un volumen del Sutra de la Perfección de la Sabiduría. Se encuentra sentado en postura de vajra, y lleva su cabeza, oídos, garganta y hombros adornados con ornamentos preciosos; asimismo, porta brazaletes y tobilleras doradas. Está cubierto por un ondeante manto y una falda de exquisitas sedas. En la coronilla lleva un nudo de cinco niveles, enroscado en dirección opuesta a las manecillas del reloj. Luciendo una hipnótica sonrisa serena, se sienta en medio de un torrente de luz irradiado por su cuerpo.

    La sílaba OM marca su coronilla, la AH su garganta, y la HUM su corazón.

    La sílaba DHIH escritas en tibetano en color naranja.

    DHIH

    Invocando y absorbiendo a los seres de sabiduría

    La HUM en el corazón de Manjushri, emite rayos de luz que invitan a los seres de sabiduría desde la inconcebible mansión de sus propias tierras puras. Se asemejan al Manjushri descrito con anterioridad, y están rodeados por huestes de Budas y bodisatvas.

    Dza (seres de sabiduría se aproximan a Manjushri)
    Hum (seres de sabiduría se disuelven en Manjushri)
    Bam (seres de sabiduría y Manjushri se vuelven uno solo)
    Hoh (seres de sabiduría son inseparables de Manjushri)

    Ofrecimientos

    Om arya vagih shara saparivara argham pratichcha hum svaha. (padyam, pushpe, dhupe, aloke, gandhe, naivedya, shabde)

    Alabanza

    Rindo homenaje a tu forma juvenil, O Manjushri,
    Aquella de un dinámico y grácil muchacho de dieciséis años.
    Reposas sobre la luna como tu cojín,
    En el centro de un expansivo loto, níveo como la leche.

    Rindo homenaje a tu palabra, O Cumplidor Poderoso de Deseos,
    Tan meliflua a las mentes de incontables seres sintientes,
    Una resplandeciente eufonía acorde a la capacidad de cada oyente,
    Su multiplicidad embelesando la escucha de los afortunados.

    O Manjushri, rindo homenaje a tu mente
    Donde se ilumina el tapiz entero de las miríadas de objetos de conocimiento.
    Es un océano tranquilo de insondable profundidad
    De inconmensurable amplitud, vasta como el espacio mismo.

    Meditación en la aparición clara de Manjushri

    Recitación del mantra

    En el corazón de Manjushri, sobre un disco lunar se encuentra la sílaba anaranjada DHIH. Rodeando la periferia del disco, sobresale el mantra-rosario, om ah rap a tsa na. Todas las sílabas irradian luz, reuniendo tanto las sabidurías para explicar, debatir y escribir, como las sabidurías para escuchar, pensar y meditar poseídas por los Budas, bodisatvas, realizadores solitarios, escuchas, y el sabio y educado maestro de todas las tradiciones Budistas y no Budistas. (Contempla la fusión de tales sabidurías en tu continuo mental mientras recitas el mantra. En otras palabras, toda esa sabiduría se disuelve en ti.)

    Om ah ra pa tsa na dhih

    Desarrollando la visualización de las Siete Sabidurías

    1. Solicita: “Por favor concédeme la gran sabiduría extensa, que no opone resistencia a comprender el significado de las vastas enseñanzas del Buda”. (La gran sabiduría extensa puede memorizar y entender múltiples cosas rápidamente. También conoce el significado entero del sutra y tantra, y es capaz de ver, sin restricciones, las naturalezas convencional y última de todos los fenómenos universales.)

      De la DHIH y las sílabas del mantra en Manjushri, irradian rayos anaranjados en todas direcciones. (Opcional: Los rayos llevan ofrendas, como en la visualización previa, a los Budas y bodisatvas.) En forma de incontables Manjushris juveniles, los rayos invocan toda su sabiduría y realizaciones. Algunos son inmensos como montañas, y otros diminutos como semillas de sésamo, e impregnan el espacio entero. Los millones de Manjushris se disuelven en los poros de tu cuerpo, fundiéndose contigo como nieve cayendo en el océano. Tu cuerpo y sistema nervioso completos, se transforman en luz de naturaleza limpia y clara de sabiduría, que destruye todas las enfermedades físicas y los obstáculos para desarrollar la gran sabiduría extensa. Concentrándote en el cuerpo de Manjushri, siente que has generado gran sabiduría extensa.

    2. Torrentes de potente luz, cual billones de soles, irradian de la DHIH y las sílabas del mantra en tu corazón, salen por los poros de tu cuerpo y tocan a todos los seres sintientes universales, quienes son inmediatamente liberados de su ignorancia y se convierten en Manjushri.

    3. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la sabiduría clara, con la que logre entender, sin confusión, los puntos sutiles y difíciles del Darma.” (La sabiduría clara comprende, por ejemplo, puntos sutiles y detallados de la originación dependiente. Visualiza: om ah ra pa tsa na dhih, así como las vocales y consonantes en Sánscrito.)

    4. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la pronta sabiduría, que rápidamente corte con toda ignorancia, visiones erróneas y duda.” (Visualiza: DHIH, y om ah hum.)

    5. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la sabiduría profunda, que entiende el significado de las escrituras de modo profundo e ilimitado”. (Visualiza: Las espadas y textos de Manjushri.)

    6. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la sabiduría capaz de explicar o enseñar el Dharma, que puede perfectamente explicar la comprensión correcta y definitiva de las palabras y significados de las escrituras.” (Visualiza: Los textos de Perfección de la Sabiduría.)

    7. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la sabiduría de debate, que valientemente refuta las palabras dañinas, que expresan ideas equivocadas y visiones erróneas”. (Visualiza: ruedas de espadas.)

    8. Solicita: “Por favor inspírame (bendíceme) para generar la sabiduría de composición, que utiliza gramática y palabras perfectas, y cuenta con el significado de la sabiduría clara, que proporciona alegría a las mentes de los seres sintientes.” (Visualiza: Los textos de Perfección de la Sabiduría y ruedas de espadas.)

    Concluyendo la visualización del mantra

    Imagina el cuerpo de sabiduría de Manjushri brotando como una DHIH que yace en tu lengua; su cabeza orientada hacia la parte de atrás de tu boca. De la DHIH emanan rayos en todas direcciones, que se transforman en ofrendas –protección, sombrillas, estandartes de victoria, etc., y son entregadas a los Budas y bodisatvas. Su extática sabiduría y realizaciones, se manifiestan como DHIHs anaranjadas que se disuelven en tu lengua. Recita dhih, dhih… 108 veces con una sola inhalación.

    Mientras pronuncias cada DHIH, una segunda DHIH brota de aquella en tu lengua, y se disuelve en la DHIH de tu corazón. Después de recitar las DHIHs, silenciosamente traga saliva e imagina que la DHIH en tu lengua, baja y se disuelve en la DHIH del disco lunar en tu corazón, convirtiéndose en rayos de un inconmensurable y resplandeciente anaranjado, llenando tu cuerpo entero y purificando todo el karma negativo, las enfermedades y los obstáculos. Piensa: “He recibido cualidades especiales de memoria que no olvidan las palabras ni los significados de las enseñanzas, y el conocimiento de todas las cosas del pasado, presente y futuro.”

    Para purificar excesos, omisiones y errores, recita el mantra de Vajrasattva:

    Om vajra sattva samaya manu palaya/ vajrasattva deno patita/ dido may bhawa/ suto kayo may bhawa/ supo kayo may bhawa/ anu rakto may bhawa/ sarwa siddhi mempar yatsa/ sarwa karma sutsa may/ tsitam shriyam kuru hum/ ha ha ha ha ho/ bhagawan/ sarwa tatagata/ vajra ma may mu tsa/ vajra bhawa maha samaya sattva/ ah hum pey (3x)

    Repite Ofrendas y Alabanza (Opcional)

    Meditación de Lamrim

    Disolución

    Manjushri se coloca encima de mi cabeza y se disuelve en mí. La mente de Manjushri y la mía se tornan no-duales. Mi cuerpo se vuelve claro y limpio como el cristal, lleno de regocijo. Mi mente es como la de Manjushri—colmada de compasión y sabiduría. Concéntrate en ésto por un tiempo.

    Reaparición

    Manjushri reaparece en mi corazón, ayudándome a que me involucre en grandes obras en beneficio de todos los seres sintientes.

    Medita durante el resto del día imaginando que todo lo que ves es el mandala de Manjushri, todo lo que escuchas es su mantra, y todos tus pensamientos son su compasión ilimitada y su sabiduría.

    Dedicatoria y versos auspiciosos

    Que por la virtud de esta práctica, pueda rápidamente alcanzar los poderosos logros de Manjushri, y así conducir a todos los seres sin excepción hacia ese mismo estado supremo.

    Que la preciosa mente de bodi, nazca en donde no ha nacido y se incremente donde ya existe.

    (Dedicatorias opcionales adicionales: oraciones de larga vida a Su Santidad el Dalai Lama, y La reina de las oraciones)

    La meditación de Manjushri Anaranjado fue escrita por Ngawang Lozang Gyatso, un monje de rectitud de Zahor, a petición de Gajo Dargye.

    Traducida al inglés por Kevin Garratt con Chomdze Tashi Wangyal y Lozang Gyaltsen. Adaptación de generación de frente por Venerable Thubten Chodron.

    Versión Inglés: Manjushri front-generation practice

    Find more on these topics: , , ,